PUNTOS DE VISTA

Octavio Sotomayor, Director INDAP
Aplicaciones y nuevos programas para innovar en la agricultura Octavio Sotomayor, director nacional de INDAP

 

Al finalizar el tercer año en la administración del Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP), dependiente del Ministerio de Agricultura, es importante destacar algunos avances que impulsó este servicio público. En materia de recursos hídricos se ejecutó el presupuesto asignado a Riego y trabajamos con  la Comisión Nacional de Riego –CNR- , logrando apalancar importantes recursos en favor de la Agricultura familiar Campesina, que para nuestro sector es un tema crítico en muchos territorios por la escasez del recurso.

Nuevos programas y aplicaciones desarrolladas durante el 2016 aportaron innovación en el sector, como por ejemplo, Campo Click, una importante herramienta tecnológica que lanzamos junto al Centro de información recursos naturales – Chile (CIREN).  Esta aplicación puesta al servicio de la pequeña agricultura, permite geo referenciar a nuestros productores para que compradores y consumidores puedan ubicarlos en sus respectivos territorios y sepan qué productos ofrecen, en qué temporadas y condiciones.

Dentro de los nuevos beneficios para los usuarios, se mejoró la Plataforma de Servicios, poniendo en marcha la versión renovada basada en una oferta amplia de instrumentos para responder a la diversidad de requerimientos de nuestros usuarios, visualizando cada realidad desde el territorio para la planificación y la gestión de la atención que realizamos, una mirada integrada para identificar oportunidades de desarrollo económico según la actividad agropecuaria y conexas desarrollada en cada región y localidad del país, una intervención estructurada desde un Plan Territorial el cual baja en un Plan de Mediano Plazo con visión a 4 años y un Plan Anual de Gestión según los reales requerimientos de cada usuario. Avanzamos gradualmente hacia una mayor integración de todos los apoyos a través de una gestión compartida basada en una lógica de proyectos, planes integrados, gestión articulada de los instrumentos.

Hoy, ampliamos la mirada y nos hacemos cargo de los cambios que han ocurrido en el mundo rural y de los nuevos desafíos que esto impone, como por ejemplo el reconocimiento de las actividades conexas como son: Artesanía, Turismo y Servicios, el importante vínculo con el mercado y la comercialización, el acceso al financiamiento, el desarrollo de la asociatividad económica, la importancia del tema medio ambiental.

Indap pone a disposición de la Agricultura Familiar Campesina, una diversidad de programas de financiamiento, asesorías y capacitación, dirigidos a los pequeños productores agrícolas, campesinos  y sus familias, contribuyendo a aumentar sus ingresos y calidad de vida.

Entre los nuevos instrumentos generados por Indap durante el 2016, se sumaron seis iniciativas donde destaca el Programa de Asociatividad Económica (PAE), un instrumento de fomento, que permite el acceso de los actores de la asociatividad económica y economía social, tales como, cooperativas, empresas campesinas y grupos productivos a incentivos económicos no reembolsables, destinados a cofinanciar servicios en el ámbito de la gestión empresarial, desarrollo organizacional y asesoría técnica, entre otros. Además, está el programa Gestor Comercial, orientado a desarrollar de forma sostenible el nivel de competitividad del negocio o sistema productivo de los pequeños productores agrícolas, campesinos y sus familias.

El factor de comercialización 

La Red de Tiendas Mundo Rural es una iniciativa del Programa Nacional de Comercialización de INDAP, cuyo objetivo es valorizar el trabajo de la Agricultura Familiar Campesina (AFC) y acercar sus productos y servicios a los habitantes de la ciudad, en una relación más directa con el consumidor.

La oferta de las Tiendas Mundo Rural está alineada con los nuevos paradigmas de consumo y alimentación que se están instalando de a poco en el mercado. Su principal atributo diferenciador es que los productos y servicios que ofrecen son producidos por la Agricultura Familiar Campesina.

Se utiliza un modelo de Circuitos Cortos, donde las propias organizaciones campesinas administran las tiendas, permitiendo a los productores acceder a nuevos puntos de venta permanentes y a los consumidores acceder a productos únicos,  asegurando un precio conveniente para ambas partes.

Asimismo, hay una revalorización de los productos elaborados en forma artesanal, donde el productor cobra un rol protagónico, ya que es el cuidador de que sus productos lleguen de la manera más natural posible hasta el consumidor final. El resultado es un círculo virtuoso donde ganan todos: el consumidor, el productor y el planeta.

Entre las iniciativas ligadas al Programa de Comercialización, surgió el programa del Sello manos Campesinas, el cual busca fidelizar y dar valor agregado al producto del campo, para comercializarlo en mejores condiciones en el mercado. Luego se concretó el programa de la Red de Tiendas Mundo Rural, que ofrece otra gran ventaja: disponer de lugares para una oferta permanente de productos campesinos.

El 2016 inauguramos la Tienda Mundo Rural plaza de Armas, y otra en la Vega Monumental de Concepción. Y estamos ad portas de abrir dos más en estaciones de la red de Metro en Santiago, y otra en el Terminal de Buses de Valdivia, en la región de los Ríos. Pero creo que más allá de las tiendas, lo relevante es que se estructuró un programa, que se  dialogó y luego se construyó en conjunto con las propias organizaciones campesinas, que son las administradoras de estas tiendas.